20 marzo, 2013 | Escrito por Miguel Angel

Vibrante, vivaz en su estilo juvenil y a la moda, la ciudad de sitúa  en la parte este de la isla y sus dimensiones son medias, lo que la convierten en perfecta para recorrerla en un  fin de semana.

Dublín es una ciudad donde prima el color verde y entre todos sus parques destaca el  Phoenix Park, el más grande de Europa o el  St. Stephen Greens, uno de los más populares. Es posible pasear por la ciudad sin cansarnos demasiado y recorrer sus dos calles más céntricas llenas de comercios: O’Connell Street y Grafton Street.

Lo ideal es sumergirse en la ciudad e interactuar con los irlandeses; dicen los más amables de Europa. Ciudad de contrastes, se puede visitar el Trinity College, (http://www.tcd.ie/) el instituto académico más antiguo del país o la antigua fábrica – museo de cerveza irlandesa Guinness, desde donde su terraza, encontraremos las mejores vistas de la ciudad.

Dublín también cuenta con un imponente castillo en pleno centro de la ciudad, donde en su interior destaca la biblioteca museo de Chester Beatty Library y la catedral más grande de Dublín es la de San Patricio. Uno de los edificios más bellos de Irlanda es el que albergó casi dos siglos la sede de Correos y es precioso recorrer Marrion Square, la grande área verde de Dublín, rodeada de edificios de estilos gregoriano y donde se recuerda al gran escritor Oscar Wilde con su estatua central.

Otro de los edificios históricos de la ciudad son el Four Cort, residencia de la Corte irlandesa hasta los años 70 y el antiguo Parlamento y actual Banco de Irlanda que en su interior alberga  la Bank of Ireland Arts Centre, que ofrece interesantes muestras de artes, conciertos y encuentros literarios.

Una ciudad cargada de historia y relevancia que no os defraudará.

1 Comentario

  1. Johnk794 dice:

    A big thank you for your article.Really thank you! Cool. fdekdgbbcded

Deja tu comentario