26 agosto, 2013 | Escrito por Miguel Angel

La vuelta de las vacaciones siempre es más dura de lo que parece, sobre todo si el que ha viajado o al menos, ha estado descansando y lo ha pasado tan bien que no quiere sentarse de nuevo en la mesa de trabajo.
itfinal

Hay que tener en cuenta algunos trucos para que ponerse cara al jefe resulte mucho más llevadero y la transición sea menos dura. Si se tiene estrés, insonmio, ansiedad, dificultad para concentrarse, nerviosismo, falta de energía y motivación, mejor leer estos consejos e intentar aplicarlos:

No pensar que quedan muchos días para las vacaciones. Centrarse solo en la presente jornada y en que en unas horas se podrá descansar de nuevo.

– Igual que en vacaciones se valora mucho el tiempo libre y se hacen planes distintos, durante la semana y el fin de semana pueden hacerse cosas atractivas aunque al día siguiente se trabaje. Ir a tomar una cerveza vespertina a una nueva terraza, ir a un museo o pasear por la playa no están reñidos con ir a trabajar al día siguiente.

– Ser conscientes de que a día de hoy tener trabajo es una suerte es importante. Hay muchas personas que sueñan con poder emplearse en algo útil, cobrar un sueldo y además, irse de vacaciones, así que mejor relativizar y no darle gravedad a algo que en el fondo puede ser una bendición.

Hacer deporte es el antidepresivo más barato y eficaz del mundo, así que si esos días de comienzo están siendo duros, mejor hacer deporte cada día al menos una hora hará subir el ánimo, descansar mejor y rebajar síntomas de estrés.

– Igual que hacer deporte, es importante que durante los primero días se obligue al cuerpo a dormir al menos ocho horas y hacer una dieta sana y equilibrada.

– Eso sí, no hay que ignorar al cuerpo. Si la ansiedad no mejora al cabo de unos días es mejor pedir ayuda e ir al psicólogo para averiguar las razones de ese problema y poder solucionarlo.1Z0-051

Deja tu comentario