9 agosto, 2013 | Escrito por Angela De la vega

Cantabria es tierra infinita y se debe principalmente a sus paisajes. En ellos el tiempo parece haberse detenido en épocas ancestrales, cuando los hombres y mujeres medio íberos medio celtas defendían sus tribus armados de hachas y piedras.

Y del paso lento del tiempo Santillana del Mar sabe más que ninguna. Situada en una región cercana a la costa y sin pistas del gran azul a pesar de su nombre, esta población cántabra es un reducto de historia.

La villa de las tres mentiras la llaman porque ni es santa, ni llana, ni tiene mar. Sin embargo Santillana sí tiene mucho que ofrecer y mucho que contar.

Sus calles empedradas hablan de una población atrapada en el medievo, lugar de ilustres como el Marqués de Santillana, el poeta Don Íñigo López de Mendoza de quien cuentan que fue el padre de la lengua castellana.

santillana 3

Conocida ante todo por tener en sus cercanías la afamada cueva de Altamira, uno de los vestigios prehistóricos más importantes del mundo y declarada patrimonio de la humanidad por su gran extensión y la belleza plástica de sus pinturas.

santillana 2

La cueva de Altamira fue la primera cueva decorada que se descubrió e hizo tambalear en 1868 las ideas establecidas acerca de la prehistoria.

santillana 1

Pero no es lo único que puede ofrecer Santillana a los amantes de lo antiguo. En sus entrañas, la villa contiene un monasterio del siglo XII, una de las muchas piezas de arte románico que pueden observarse en España. La Colegiata de Santa Juliana da nombre al lugar según algunos y es dueña de uno de los retablos más bellos de Cantabria, si no el que más.

santillana 6

La torre del Merino es otro monumento al paso del tiempo. Perteneció al representante del rey y su arquitectura es de corte gótico. Los lugareños la llaman ‘la torrona’ por su apariencia imponente y sólida. También en Santillana se puede ver la casa de Leonor de la Vega, madre del primer Marqués de Santillana, nuestro poeta, así como la Torre de los Velarde.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una de las cosas más impactantes de este pueblecito de Cantabria es el museo dedicado a los métodos de tortura de la Santa Inquisición en el que se muestran doncellas de hierro, potros, guillotinas, cinturones de castidad, entre otros.

MuseoTorturaSantillanadelMar

Y si considera que todo esto no es motivo para visitar el lugar de las tres mentiras, hágalo por el paisaje, por las montañas verde esmeralda, por las vacas, por las ferias, por la abundante y deliciosa comida o por sus hogareñas y hospitalarias gentes. Todo el mundo está invitado.

Deja tu comentario