9 abril, 2013 | Escrito por Mar Chorda

París, capital de Francia, cuenta con casi dos millones de habitantes y es la ciudad preferida como destino turístico mundial. Tiene la suerte de poder contar con gran parte de los monumentos artísticos y culturales por excelencia.

Entre ellos encontraréis la archiconocida Torre Eiffel, símbolo de la ciudad, que nació como estructura temporal en ocasión de la Exposición Universal de 1889. Pese a que en sus primeros años de construcción no gustase mucho (incluso algunos la llamaban el “candelabro vacío”), se acabó convirtiendo en lugar de visita indispensable en la capital parisina. Es casi bucólico admirar su belleza desde la terraza del Trocadéro y pasar un día de picnic bajo sus pies, en los jardines de los Campos Elíseos.

Otro de los lugares maravillosos que regala Paris, en este caso mejor visitarlo de noche, es el Arco del Triunfo, que fue construido tras las órdenes de Napoleón I en 1906 y que es símbolo nacional e internacional. Alberga a sus pies la Tumba del Soldado Desconocido, en recuerdo de las víctimas de la Primera Guerra Mundial. Desde su terraza es posible admirar de día y de noche un panorama único de los Campos Elíseos.

El Pantheon, donde descansan los restos de ilustres franceses como Voltaire, Rousseau, Zola, Pierre e Marie Curie; la Santa Capilla, un reliquiario monumental declarado Patrimonio Mundial de la Unesco o la poética catedral de Notre Dame, con preciosos rosetones y vidrieras; son otros de los lugares de visita obligatoria en París.

No hay mejor paseo que el que se pueda realizar en Paris en los Campos Elíseos, una de las avenidas más famosas del mundo, sobretodo en el periodo natalicio, cuando los árboles se cubren de luces y en la parte de los jardines encontraríes un típico mercadito. Al final de la calle, os encontraréis con la Plaza de la Concordia, caracterizada por su majestuosa elegancia, por sus dos espléndidas fuentes y por el obelisco egipcio de Luxor. La plaza está situada en una óptima situación y se encuentra muy cerca de otros monumentos de gran atractivo turístico tales como el jardín de Tullerías, la Madeliene, el Museo de la Orangerie. Vale la pena visitar éste último: Museo de la Orangerie, una pequeña joya inmersa en el verde de los jardines de Tuleries: un chapuzón en los lagos de Monet, de sus ninfas de mil colores. Un lugar sin tiempo, donde permanecer y gozar del aire mágico.

Si hay museo que destaca sobre todos los demas es el del Louvre, por su recopilación de obras entre la que destaca la Gioconda de Leonardo da Vinci y por su famosa pirámide de vidrio que forma su exterior.

París es también conocida por ser la ciudad de las mil caras, cientos de expresiones en personas jóvenes y felices, viejos y pobres, ricas señoras bien vestidas, así como se puede oler también la penuria en los puestos del mercado de las pulgas de los domingos de Porte de Vanves.

Entre los barrios de París, os invitamos a conocer los más importantes: Saint Germain, la zona de artistas por excelencia, lleno de libros usados y situado a orillas del Siena; el barrio de la Défense, la pequeña Manhattan de Francia que, con un centro comercial imponente y rascacielos que intentan tocar el cielo, representa la París más moderna. Las callejuelas y los cafés de Montmartre, donde los pintores de la calle y los artistas improvisados con minúsculos teatros sorprenderán a los turistas. Éste último se encuentra a pocos pasos del Cabaret del Moulin Rouge, con ventanas y luces rojas, donde extrañas personas vestidas de bailarinas de cancán dejarán boquiabiertos a las miles de personas que curiosean a diario.

Así es París, una ciudad compleja y completa.

 

1 Comentario

  1. Maria dice:

    Yo añadiría a esta lista Saint Eustaque, que no suele aparecer nunca en las listas de mejores visitas de París

Deja tu comentario