15 noviembre, 2013 | Escrito por Amparo Moreno

Milán ofrece todas las ventajas de una gran ciudad pero con la comodidad que proporciona su pequeño tamaño, pues además la mayoría de lugares de interés se concentran y se encuentran a escasa distancia entre sí.

Milano

En toda Italia, y en esta ciudad, el idioma oficial es el italiano. No obstante, resulta fácil para los españoles entender conversaciones básicas y cotidianas, debido a las similitudes de ambas lenguas.

En cuanto a su clima, este se caracteriza por sus veranos cálidos y húmedos, con temperaturas altas, y sus fríos inviernos. Por ello, la mejor fecha para viajar son los meses de primavera y otoño, cuando las temperaturas son más suaves.

navigli-milano

Aunque es probable que el transporte público solo lo utilicéis para llegar desde los distintos aeropuertos, tanto el metro, como el tranvía y el autobús, tienen un coste económico y un horario muy amplio, incluso con líneas nocturnas. Por un precio de cuatro a ocho euros, se puede conseguir un abono para los tres transportes públicos de 24h o de 48h, en función del tiempo que lo vayáis a necesitar.

mapa-metro-milan

A pesar de que cuente con solo 3 líneas, el metro de Milán es el más extenso de Italia, y la frecuencia de paso oscila entre los dos y cuatro minutos, por lo que se puede considerar muy eficiente y rápido.

Sin embargo, una de las mejores formas de moverse por la ciudad es a través del tranvía, que cuenta con 18 líneas que recorren toda la ciudad.

tranvia-milan

Debido, también, a la limitada extensión de la red del metro, los autobuses en Milán son otra buena elección de transporte, ya que circulan más de 80 líneas por toda la ciudad y alrededores.

parata_cityclass1-20-11-04

Respecto al horario comercial en Milán, es bastante similar al de España, por lo que es posible encontrar tiendas abiertas todos los días de la semana. La gran mayoría abre de 10:00 a 19:30, aunque los comercios situados lejos del centro suelen cerrar a partir del mediodía.

via_della_spiga_milano_hotel_sempione

Por una parte, los centros comerciales amplían el horario hasta las 21:00 entre semana, y hasta las 22:00 los viernes y sábados. Por otra parte, la mayoría de museos abre de 10:00 a 18:00, de martes a domingo, permaneciendo cerrados los lunes.

En cuanto a los precios, no se puede negar que sean elevados, aunque tampoco excesivamente. Normalmente, estos suelen incrementar en la zona céntrica y de mayor turismo, sobre todo en productos como las bebidas, a pesar de que el precio de la comida no es elevado.

No obstante, se debe tener en cuenta que en Italia es común cobrar un precio fijo por comensal, el llamado ”coperto”, el cual incluye el pan que se sirve de forma gratuita y oscila entre 1,5 y 6 euros por persona, en función del restaurante.

A pesar de que depende del tipo de restaurante, las pizzas en Milán cuestan entre seis y diez euros, pero para no sentarse a comer y ahorrar dinero o tiempo, podéis optar por comer los típicos panini calientes que venden la mayoría de restaurantes y suelen costar unos cuatro euros.

¡No podéis olvidar los fantásticos helados italianos!

vetrina-gelati-gelato-milano

Deja tu comentario