26 abril, 2013 | Escrito por Mar Chorda

Egipto, situado en el noroeste de África, tiene como capital a El Cairo, ciudad de contrastes. Todas las callejuelas de la ciudad están cargadas de historia.Por ejemplo, con solo pasear por los barrios más antiguos, ya se observan diferentes mezquitas, como la de Azhar, Hakim, Hasan y Barquqiyya, entre muchas otras.

La del Azhar, en concreto, es la más importante por su belleza religiosa e histórica. Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se encuentra en la antigua ciudad de Fatimí.

Al-Azhar Mosque

Visita obligatoria en El Cairo es el Museo Egipcio, el más grande del mundo dedicado a la civilización egipcia, donde se conservan las obras de arte más importantes. Entre las salas destacables del museo, se encuentran las del Antiguo Reino y la de Tutankamón. También es especialmente atractiva la Sala de las Momias Reales, donde podréis observar los sarcófagos de algunos de los faraones del lugar.

TUTANKAMON

Quien va a El Cairo debe absolutamente visitar las famosas pirámides. La palabra pirámide deriva de la lengua griega, “pyramis”, nombre adoptado muy probablemente por la forma de la típica torta egipciana. Pero para los egipcios la palabra significaba mucho más: era la garantía de la inmortalidad de su faraón y de su reino.Os recomendamos que empecéis la ruta de las pirámides por las de Giza, sigáis con las de Saqqara para llegar a las de Dashur y finalicéis con las de Menfi.

Giza

En primer lugar, en las pirámides de Giza se encuentra La Esfinge y para verla, os recomendamos que lo hagáis en camello. Sin embargo, las de Saqqara es mejor visitarlas a pie, donde podréis admirar la famosísima pirámide escalonada del Complejo Funerario de Zoser. Por otra parte, en las pirámides de Dashur, tenéis que ver la Pirámide Roja, la más antigua del mundo.Por último,en Menfi, antiguamente la primera capital de Egipto, no quedan muchas muestras del pasado, pero os recomendamos que hagáis un alto en el camino para visitar el Museo Abierto, que alberga la colosal estatua de Ramses II.

Otro monumento que no se puede describir por la magnitud de su belleza es la Mezquita de Mohamed Ali, llamada también de forma común Mezquita de Ibn Tulun, construida en el 877 y que nunca ha sido restaurada.

Ahmad Ibn Tulun

Y tampoco os podéis perder la Iglesia de al-Mu’Allaga, el Museo del Arte Copta, las ruinas de la antigua zona de Babilonia y la Iglesia de San Sergio.

¡Buena ruta por El Cairo!

Deja tu comentario