14 marzo, 2013 | Escrito por Miguel Angel

De pequeño tamaño y con medio millón de habitantes, es fácil de recorrer a pie o en bus.

Edimburgo se encuentra dividida en dos zonas: Old Town, la ciudad vieja y New Town, la ciudad nueva; ambas declaradas Patrimonio de la humanidad.


Ciudad legendaria donde las haya, encuentra se en en los alrededores de siete colinas y tiene en su espectacular castillo Castle Rock el mirador de la ciudad.

EimburgoDestacan entre todas dos fabulosas calles: Princes Street, el centro comercial de la ciudad y Royal Mile o Milla de Oro, donde es fácil ver a los innumerables gaiteros que hacen  más encantadora a  la ciudad.


De clima grisáceo y demasiado lluvioso, es ideal para los amantes de las historias de miedo. Pasear por su callejuelas oscuras y muy estrechas y subir y bajar interminables escaleras dan la sensación de trasladarnos a una época antigua.

Adornada  con paredes oscuras de piedra se contrapone al carácter amable y simpático de sus habitantes. Edimburgo está llena de iglesias, algunas con usos tan diferentes como divertidos. Llena de espacios verdes e innumerables parques, donde los escoceses acuden a pasar el día cada vez que la lluvia decide darles una tregua.

Incluso cuenta con una playa en la tranquila zona de Portobello, no apta para los más frioleros. Patrocinadora de la cultura y del arte, es posible sumergirse en los museos con los que cuenta la ciudad.

pb

También es la ciudad de Harry Potter, ya que su escritora, J.K. Rowling escribió algunos de los libros de la saga en un par de cafeterías de Edimburgo.

edimEn el mes de agosto, la ciudad se llena de turistas para acoger el Festival Internacional, unos días para disfrutar cargados de música clásica, teatro y danza.

Deja tu comentario