27 junio, 2013 | Escrito por Mar Chorda

Se trata de una piscina salvaje que utiliza sistemas de depuración naturales, es decir, sin el molesto cloro que destroza la piel. Os mostramos cuáles son las más atractivas.

En primer lugar, en el sur de Italia se encuentra la “Rocca Vecchia“. Es una cavidad natural que sirvió de refugio en tiempos pasados. La leyenda cuenta que una princesa amaba bañarse en estas aguas y en cuanto esta noticia se difundió, fueron muchos los poetas que buscaron en esta maravilla, una fuente de inspiración.

Rocca Vecchia

También en Italia se encuentra Su Pallosu, en la atractiva Cerdeña. Son piscinas naturales rodeadas de rocas, con un panorama muy sugerente de sus transparentes aguas de la isla: sensación impagable.

Su Pallosu

Otra de las preciosidades naturales es la de Cenote Ik- Kil, en Chichén Itzá, México. Los mayas utilizaban estas oscuras aguas para realizar sacrificios humanos al dios de la Lluvia Chac. Hoy en día la historia ha cambiado y aquellos que visiten la península del Yucatán podrán disfrutar de esta piscina natural de cuatro metros de profundidad y visitar la cercana Chichén Itzá, declarada Patrimonio de la Unesco.

Mejico

Grecia también es famosa por todo su abanico de recursos naturales y como no podía ser menos, también tiene alguna que otra piscina natural. La mejor es Chirsi Milia, en Alonissos. Llama la atención el color brillante de su arena y el verde esmeralda de sus aguas.

Chrisi Milia

En España, concretamente en el Valle del Jerte, Cáceres, podéis visitar Los Pilones de la Garganta de Los Infiernos. Es una zona llena impresionantes cascadas y grandes pozas labradas en la roca por la erosión del agua.

Valle del Jerte

Para los más frioleros, nada mejor que un baño calentito en Blue Lagoon, en Grindavik, Islandia. La increíble y saludable atmósfera de estas aguas termales, convertirán la experiencia en única.

Blue Lagoon

Turquía empieza a hacerse famosa como destino turístico y una de sus atracciones más famosas es Pamukkale. El mérito es gracias a sus espectaculares terrazas blancas naturales, todas dotadas de agua caliente. En ella se han rodeado escenas de diversas películas, entre otras, la Odisea.

Turquia

En el destino de moda por excelencia, Dubai, no podían faltar tampoco piscinas naturales. En concreto, en Hatta, y ubicadas entre montañas rocosas, el torrente de agua forma espléndidas piscinas naturales, donde es posible refrescarse y gozar de alguna hora de relax.

Hatta Dubai

El Parque Nacional de la Chapada Diamantina, en Brasil, es muy rico en zonas de patrimonio natural e histórico; ríos, cascadas, antiguas grutas y espléndidas piscinas naturales.

Chapada Brasil

Por último y no menos espectaculares son las piscinas naturales de  Hamilton, en  Texas, muy cerca de Austin. Con aguas limpias y de sorprendentes tonalidades, surgió tras la caída de una cúpula que surgía sobre un río subterráneo.

¡Solo tenéis que coger las gafas de bucear y dejaros llevar!

Deja tu comentario