28 enero, 2014 | Escrito por Ana Bort
Recomendar10,"og_object"

¿Cansado de planear un viaje siempre de la misma manera…? Avión, hotel, ruta cerrada, excursiones pagadas, millones de turistas… ¿Le apetece conocer el mundo pero de una forma alternativa y diferente? Está de suerte porque el turismo ofrece posibilidades de lo más variopinto para viajar a otro país pero saliendo de lo establecido.

Aquí le traemos una serie de alternativas y posibilidades entre las que podrá elegir según sus gustos, sus objetivos, su presupuesto y sus ganas de aventura para poder contarle a sus amigos que viajar de forma convencional se ha acabado para usted.

1) Couchsurfing. Se trata de la idea perfecta si quiere integrarse al 100% en su destino de vacaciones, conocer a gente y además es poco exigente con el alojamiento. El couchsurfing es literalmente un sistema de intercambio de sofás en casas de personas a las que no conoce y que se organizan a través de una página web (couchsurfing.org).

viaje alternativo couchsurfing 01

¿Cómo funciona? ¡Muy sencillo! Debe registrarse en la página web y solicitar ese alojamiento en las casas que están registradas en la web. Pero no se trata solo del alquiler del sofá para dormir, sino de un intercambio cultural enriquecedor, porque el dueño de la casa se compromete con gusto a mostrarle lo que quiera de su destino y a ayudarle a sacarle el máximo jugo.

No se trata de que el anfitrión le haga de guía turístico, pero es interesante escuchar sus recomendaciones de lugares preciosos alejados de lo convencional, su listado de restaurantes a buen precio con comida típica o algún que otro consejo para hacer más sencilla la visita.

Para garantizar que ambas personas tienen la misma idea del viaje, los usuarios se inscriben en la página web y rellenan con mucha información útil para poder conocerse mejor. La página web permite comentarios tanto favorables como desfavorables y el relato de las experiencias que se han tenido con distintos anfitriones o huéspedes.

2) Wwoofing. Esta palabra tan extraña viene del gerundio de las granjas Wwoof (World Wide Oportunities in Organic Farms u Oportunidades Mundiales en Granjas Ecológicas) o lo que es lo mismo, una red de granjas ecológicas que alojan a viajeros a cambio de su trabajo.

viaje alternativo wwooing 01

Las personas comprometidas con el medio ambiente, lo natural y ecológico se encontrarán en estas granjas en su ambiente, ya que su objetivo es promocionar un estilo de vida saludable y ecofriendly.

Además, los viajeros tendrán la sensación certera no solo de haber viajado y haber conocido sitios nuevos, sino de haber contribuido al medio ambiente y al mantenimiento del lugar en el que tanto han disfrutado.

3) ¿No concibe un viaje sin una tienda de campaña pero le gustaría ir a San Francisco? Ningún problema, la red de CampInMyGarden.com ha sido creada para gente como usted. Con el pago de un pequeño alquiler, cualquiera podrá acampar en el jardín de uno de los usuarios de esta red de viajes, en las que muchos ofrecen incluso duchas, barbacoas o viajar con animales.

4) Flashpacking. Ahora para ser mochilero no hace falta ir vestido de hippy, dormir en el hostel más barato o renunciar a las tecnologías. Poco a poco ha ido surgiendo un nuevo tipo de viajero que, con más presupuesto que un backpacker original, quiere disfrutar de esa manera de viajar sin renunciar a ciertas comodidades.

viaje alternativo flashpacking 03

Quizás lleve una (buena) mochila a la espalda, pero en ella podrá encontrar un iPod, un iPhone, un iPad y un portátil para escuchar podcast sobre el lugar al que viaja, contárselo a sus amigos y escribir un post por la noche con todo lo que ha visto.

Además, los flashpackers también se alojan en lugares de bajo presupuesto, pero con WiFi y prefieren gastarse el dinero en comer. Eso sí, no renuncian a viajar en transporte público, porque siguen considerando atractivo mezclarse con la población local en vez de con un coche alquilado.

5) Airbnb. Quien prefiera seguir teniendo un viaje un poco más clásico pero no quiere gastarse tanto dinero puede optar por esta página web (airbnb.es), en la que se organizan una serie de espacios que la gente ofrece para alquilar y alojarte durante tu estancia.

viaje alternativo airbnb 01

No se trata de hoteles, sino de cuartos, habitaciones grandes e incluso apartamentos o casas de particulares, que a veces por menos precio que los convencionales ofrecen las mismas o mejores condiciones.

Eso sí, también se pueden encontrar opciones caras, como apartamentos en los Campos Elíseos por 500€ la noche. Eso sí, el servicio de habitaciones no llamará a su puerta, en todo caso el propietario si no se marcha.

Como han visto, viajar como lo hacían nuestros padres está más que pasado de moda. ¿Se ve capaz de acampar en el jardín de alguien en Lisboa o de dormir en un sofá prestado de Nueva York? Nos encantaría que nos lo contara

Deja tu comentario