25 julio, 2013 | Escrito por Mireya Lázaro

Brujas es una de las ciudades con más encanto de Bélgica. A tan solo una hora en tren de Bruselas, ofrece a sus viajeros una estancia mágica entre sus preciosos edificios históricos y sus hermosos canales. En Brujas se respira el ambiente de una localidad detenida en el tiempo.

Quien disfrute de las fortalezas, murallas y puertas antiguas en Brujas tendrá la oportunidad de gozar de sus edificios medievales en perfecto estado de conservación.

Pasear por Brujas es un placer ya que el tráfico de vehículos está muy restringido y además a pie es cómo mejor el visitante puede empaparse del ambiente de sus calles y canales.

belgica brujas canales 02

Precisamente los canales son otra de las vías de visita a esta ciudad, que es conocida como la Venecia del norte. Recorriendo sus aguas puede darse un baño de Brujas viéndola desde una perspectiva muy diferente y prestando más atención a las fachadas de los edificios.

No se puede visitar Brujas sin dar un paseo hacia su Grote Markt (Plaza Mayor), en la que está el Palacio Provincial, la Atalaya (edificio símbolo de la libertad de la ciudad) y el salón de los tejidos. También es casi obligatorio ir al Hospital de San Juan, que tiene a sus espaldas más de ocho siglos de historia y que tiene salas medievales y una iglesia que se pueden visitar, además de una exposición permanente de Picasso.

belgica brujas bolillos

Brujas es conocido en el mundo entero por su encaje de bolillos y resulta muy agradable encontrar a reuniones de mujeres que, a la sombra, hacen encaje con una rapidez asombrosa. Además se puede visitar el Centro y Escuela de Encaje de la ciudad.

belgica brujas calles

Los amantes del arte podrán acudir en Brujas al Museo Groeninge (recorrido por la historia del arte belga), el Museo de las lámparas, el Museo Arqueológico, el Museo Gruuthuse (con objetos de entre el siglo XV y el XIX), el Museo del Chocolate, el Museo Gezelle (poeta flamenco), el Museo Folklórico, la exposición de Dalí en la lonja bajo el campanario, el Museo de la Patata Frita y el Museo del Diamante de Brujas (piedras preciosas).

Además, también vale la pena pasar por Arentshuis, una casa señorial que alberga obras del artista inglés Brangwyn.

belgica brujas canales 03

Comer en Brujas es un placer. Es una de las ciudades oficiales del chocolate belga, por lo que quienes pasen por allí podrán degustar este dulce en muchas de sus formas. La cerveza es la bebida más típica de Bélgica y en Brujas hay una cervecería que data del año 1546. La patata frita cuenta con otro puesto oficial dentro de la gastronomía belga y además cuenta con su propio museo.

belgica brujas cerveza

A Brujas se puede acceder en avión, a través del aeropuerto de Bruselas-Zaventem y Bruselas-Charleroi, en tren desde Bruselas, Gante, Amberes, Lille, Amsterdam, Rotterdam, Colonia, Luxemburgo, París y Londres. También puede llegarse en ferry desde Reino Unido y en coche, con el que podremos hacer el trayecto Bruselas-Brujas en apenas una hora.

1 Comentario

  1. nancy pineda flores de rigacci dice:

    Es una ciudad mravillosa,no pierdo las esperanzas en conocerlo-

Deja tu comentario