2 agosto, 2013 | Escrito por Rodrigo Cortina

A la hora de realizar un vuelo hay que tener montones de cosas en mente: el billete, la maleta, los cargos por tarjeta y la comida a bordo. Si además, tenemos que sumarle traslados hasta el aeropuerto en bus o tren, no siempre las tarifas low cost son las más baratas, convirtiendo lo que parecía barato en algo caro.

A continuación, desde El Mundo en mi Maleta te mostraremos un ejemplo de cómo a veces un vuelo en una compañía low cost puede convertirse en una experiencia cara comparada con un vuelo normal.

Caso del vuelo Madrid – París, del 6 al 8 de Septiembre con un presupuesto de Iberia y Ryanair.

  • Iberia

Con la compañía española el vuelo cuesta 229,38 euros, con un horario de salida a las 15:55 y de llegada a las 20:15. El pago con tarjeta de crédito tiene un recargo de 8,5 euros pero si se realiza con tarjeta de débito no tiene costes adicionales.

Además, está permitido llevar una maleta de hasta 23 kilos aparte de la de mano, y se pueden realizar cambios del billete por 50 euros extra.

El aeropuerto en el que aterriza es el de Orly, el segundo más importante de Francia, que está conectado por transporte público a un precio de 10,90 euros si viajas en tren o 5,10 si viajas en bus.

iberia

  • Ryanair

La compañía irlandesa tiene fama de ser muy estricta con las maletas, teniendo que pagar 60 euros extra si supera el tamaño y peso mínimo, cifrado en diez kilogramos. En cuanto a la maleta facturada, tiene un coste de 50 euros si es de quince kilos o de 70 euros si es de veinte.

Reservar asiento son 10 euros extra y por pagar con tarjeta hay un recargo de 2,33. El autobús cuesta 16 euros por trayecto y el billete final asciende a 116,39 euros.

ryanair

Conclusiones y comparaciones entre los viajes.

El coste final del vuelo en Iberia son los 229,38, más el recargo de 8,5 euros por pagar con tarjeta y el transporte de 5,10 para los dos billetes, ascendiendo en total a 248,08 euros.

En cambio, en Ryanair se paga menos pasaje, pero para equiparar la oferta de ambas compañías, le sumaremos a los 116,39 una maleta de veinte kilos a 70 euros, los costes de reservar asiento a 10 euros, el recargo de tarjeta de 2,33 y los dos pasajes de bus a 16 euros cada uno, por lo que nos quedaría en 230,72 euros, un poco más barato que en el caso de Iberia.

Pero el coste no incluye descuidos o accidentes, como no haber impreso la tarjeta de embarque: algo muy normal en las compañías normales, que te la facilitan en el mostrador sin problema y por la que Ryanair te penaliza con una multa de 70 euros, encareciendo el pasaje de manera notoria.

De hecho, Ryanair tiene una larga lista de comisiones extras y recargos, que puedes consultarlas en su página web.

Desde El Mundo en mi Maleta, aconsejamos que antes de elegir una aerolínea de bajo coste, barajes todas las opciones posibles: muchas veces las aerolíneas tradicionales ofrecen descuentos que pueden superar el precio final de las de bajo coste y que ofrecen un mejor servicio en comparación con estas. Por supuesto, la elección siempre queda a manos del viajero, así que suerte realizando la comparativa y…

Buen viaje!

1 Comentario

  1. Ernest dice:

    Si hay una cosa que está más que demostrada es que lo caro siempre sale caro y lo barato, sólo si no te informas bien. Por lo tanto, el que quiera dejarse un dineral por ese eslogan, buena suerte. Prefiero Ryanair antes que Iberia, porque con estos últimos sí que me salió cara la broma cuando gestionaban Clickair.

Deja tu comentario