16 marzo, 2015 | Escrito por Mar Chorda
Recomendar2,"og_object"

Bienvenidos a Turquía, el país donde los colores, los olores y los sabores no dejan indiferente a los millones de turistas que la visitan cada año.

Al pasear por Estambul, la capital del país, no solamente es obligatorio detenerse a admirar algunos de los monumentos más impresionantes del planeta, sino también es parada clave para degustar los secretos gastronómicos que esconde esta bella ciudad.

1. Kebab, el original:

Seguro que hemos probado alguna vez uno de los platos estrella de la comida rápida. En cada ciudad española se pueden encontrar a millares; esto ocurre en Estambul elevándolo a la enésima potencia. Los hay de todas clases y a precios realmente irrisorios.

El Döner se puede encontrar en todas las versiones de carne, pero la de ternera y cordero son las más tradicionales. Algunos de los mejores lugares para probarlos son Alì Usta, Bedri Usta, así como la nueva cadena Kasap döner. Otros, sin embargo, no son lo que parecen: Asım Usta, en el barrio de Beşiktaş siempre está demasiado lleno de gente o Zümrüt, en el barrio egipcio, de buena cualidad pero con precios excesivos

KEBAB

2. Mejillones con arroz: Explosión de mar

Es el mejor tentempié para picar algo mientras recorres Estambul. Los podréis encontrar en puestecillos callejeros.

Se llaman Midye dolma y son mejillones fritos, rellenos de arroz. Es un plato típico de algunos pueblos de la costa Egea y de Estambul, donde se considera una especialidad local.

Muy recomendables los de los tenderetes de los alrededores de Puente Gálata. Perfecto para hacer una picadita y hacer unas fotos en una estampa bucólica de pescadores con Santa Sofía de fondo…

MEJILLONES TURCOS

3. Té, café y otras exquisiteces turcas.

El o çay es el producto estrella dentro de la cúspide de las bebidas en Turquía. Se bebe a todas horas y en todos los lugares. Es muy común que incluso en tiendas, los comerciantes (muy avispados) deleiten a sus posibles clientes con alguna de sus clases de té.

Para mi gusto, uno de los mejores es el de manzana, pese a que el té estrella es el rojo. Lo que me llamó la atención fue la bandeja donde las servían, una especie de cesta en la que los camareros van como locos llevando vasos de un sitio para otro.

TÉ TURCO

Por otra parte, si os apetece tomaros un café, lo primero a tener en cuenta es que tiene un sabor muy fuerte y que tenéis que especificar si lo queréis azucarado o no, y en el primer caso, si la cantidad es pequeña (az), media (orta) o grande (sekerli).

La consistencia y el color del café son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados y en el fondo de la taza permanece una especie de poso incluso después de haber finalizado el café. La tradición turca cuenta que se puede adivinar el futuro con los restos del café de la taza.

café turco

Otra bebida típica turca es el Ayran, a base de yogur, agua y sal. Tiene un sabor característico, o te gusta mucho o no lo vuelves a probar nunca. Lo encontrarás en cualquier bar o tenderete y en verano lo sirven con hielo, como refresco.

AYRAN

4. Dulces turcos: Cuanto más azúcar, más dulce.

Por último, mencionar también las exquisiteces dulces que ofrece Turquía.

En primer lugar, el Baklava es un pastelito compuesto por hojaldre y relleno de pistachos y nueces, todo cubierto de miel o sirope. Los orígenes de este dulce no se conocen, pero ha sido apreciado durante siglos.

El Lokum , conocido como “delicia turca” es otro dulce muy popular hecho principalmente de azúcar. Está aromatizado con limón y agua de rosas y cortado en pequeños cubitos. Cada uno de ellos está adornado con pequeños trozos de nueces, avellanas y pistachos y cubierto de azúcar.

DELICIAS TURCAS

Como habéis podido observar, Turquía es un país muy variado también en cuánto a gastronomía. ¿Se os ocurre algún plato más?

Deja tu comentario